Tamaño de fuente: +

Grandes crisis de vida 4º Una década de autorealización

Autoconocimiento_joya_life_1

Mi último artículo finalizó con mi llegada a Palma en enero del año 2000.

Al principio no conocía a nadie en Palma, pero eso no era ningún problema, porque entre semana trabaja en la inmobiliaria cerca de Arta y los domingos, lunes y jueves dormía en casa de mi madre, así que que no eran muchas las noches que pasaba en Palma.

De todos modos, el primer año venían muchas amigas a pasar los fines de semana conmigo y también mis dos compañeras de trabajo, con las que me llevaba de maravilla. 

Cuando tomé la decisión de irme a vivir a Palma, lo hice entre muchas otras cosas, porque sabía que la cuidad me ofrecía bastante más posibilidades para aprender y estudiar cosas nuevas. Sentía que había llegado el momento de conocerme mejor y de tratar de descubrir más sobre los secretos y el significado de nuestra vida en la tierra.

Siempre me habían fascinado los temas de las diferentes filosofías de vida y del crecimiento personal y espiritual, pero había estado tan inmersa en otros asuntos y entregada a mis relaciones que no les había dedicado tiempo.

Lo primero que hice fue matricularme en un curso de filosofía, donde hice las primeras buenas amistades en Palma que perduran hasta el día de hoy. Poco después me apunté a cursos de astrología y Tarot, basado en la cábala y la mitología griega, porque me atraían mucho esos conocimientos milenarios, especialmente debido a mi don innato del presentimiento y mi intuición aguda. Naturalmente en esos cursos también hice nuevas amistades con las mismas inquietudes e intereses que yo.

Además había otra cosa que atraía mi atención con fuerza!

En los últimos meses antes de separarme, un día estuve en una cafetería del Puerto de Alcudia y en la barra del bar vi a un hombre que no había visto antes. Después de tanto tiempo, me volvió a pasar lo mismo que con el piloto hace años y sentí una enorme atracción inmediata hacia esa persona. Lo que me atraía tanto no era tanto su físico, sino algo en su mirada que me indicaba que era diferente al resto y me dio la sensación de que podía atravesar mis barreras para llegar a mi interior.

No tardamos mucho en empezar una relación muy turbulenta que era a la vez pasional y bastante complicada para mí. Realmente resultó ser diferente al resto en muchos aspectos, algunos bastante dañinos. Solía usar su gran intuición y la capacidad de leer a las personas para meter el dedo en la llaga donde más dolía. Además no estaba nada interesado en una relación, porque su intención era disfrutar y vivir la vida sin ataduras de ninguna clase.

Debo confesar que me costó aceptar que por primera vez en mi vida no era capaz de conquistar a un hombre que me gustaba mucho. Después de tantos años con sequia de pasiones, caí en su trampa como una colegiala, lo que me sirvió para aprender lo fácil que puede resultar obsesionarse con una persona.

Con mis conocimientos de hoy, reconozco que esa persona, a su manera, fue un maestro para mi, aunque fuera en contra de su propia voluntad. La verdad es que me hizo vivir y descubrir facetas mías que había ignorada y me hizo tomar consciencia de que la imagen que tenia de mi misma era incompleta y defectuosa.

Se puede decir que me ayudó a conocer mis propias sombras.

En el fondo, tanto mi trabajo, como mis estudios, nuevas amistades y mi nuevo amor tumultuoso, me tenían tan ocupada que apenas tenía tiempo para preocuparme por algo que era bastante previsible. Ya antes de nuestra separación, mi ex había perdido completamente el rumbo de su propia vida, y después de nuestro divorcio, las cosas fueron de mal en peor y se estaba cavando su propia tumba. 

Ciertamente, otra de las razones por las que había tardado tanto en abandonar a mi ex, fue que en mi interior tenia la extraña certeza de que mi decisión podía convertirse en una sentencia de muerte para él y efectivamente ese presentimiento llegó a cumplirse.

Un año y medio después del divorcio, de repente me llamó nuestro abogado para decirme que lo habían encontrado muerto en un garaje que tenía alquilado con una brecha en la cabeza producido por una caída, en la que se dio un golpe en la cabeza con su moto en un estado de extrema embriaguez.

La verdad es que sentía mucho su trágica y repentina muerte y al mismo tiempo sabía que su atormentada alma por fin podía descansar en paz. Y por supuesto que asistí a su funeral y ayude a sus familiares en lo que podía.

Al recibir la noticia de su fallecimiento, enseguida me di cuenta de lo que eso significaba para mí: había llegado el momento de pagar las consecuencias de haber firmado el aval de todas sus deudas.

Esa espada de Damocles había estado colgando encima de mi cabeza todo ese tiempo para bajar en ese instante.

Encima siempre tenía la preocupación añadida de velar por el estado de ánimo de mi madre y mostrarme fuerte y sin miedo delante de ella para no producirle una crisis.

Negociando con el banco, conseguí que me concedieran más tiempo para efectuar el pago de la deuda y tomé la decisión de poner en venta el piso para conseguir el dinero para pagar el aval. Sé que podría haber pedido una hipoteca y quedarme con el piso, pero en esos momentos solo quería vivir en paz y quitarme ese marrón cuanto antes.

Afortunadamente solo tardé unos meses para encontrar un comprador para el piso con el inquilino dentro. El comprador lo vio como una buena inversión, porque no vacilé en venderlo debajo del precio del mercado para finiquitar la deuda y olvidarme de la pesadilla de mi matrimonio.

Estoy muy agradecida de que en esos momentos difíciles, contaba con una persona especial con la podía hablar francamente de mis dudas y mostrar mi vulnerabilidad y mis flaquezas. Los distintos golpes de la vida me habían hecho aprender disimular bien delante de los demás y dar una imagen de fortaleza. El amigo en cuestión era un gran amigo de mi padre y durante muchos años se convirtió en mi consejero y en un segundo padre para mí que me aconsejaba desde su experiencia de vida y madurez.

Después de vender el piso y saldar las deudas, realmente empezó una temporada bastante equilibrada de mi vida.

Continuaba con mi trabajo en la inmobiliaria, donde cada vez era más exístosa y seguía con mis estudios que me iban de fábula y me permitían aplicar mis dones innatos. Al cabo de un tiempo, yo misma empecé a leer el Tarot y hacer cartas astrales, primero a mis amigos, y luego también a otras personas.

Lo único que nublaba la templanza de aquellos días, seguía siendo la relación difícil e irregular con esa persona que me tenía cautivada, sin embargo después de un tiempo me cansé de buscar cariño y ternura donde no lo podía encontrar.

Cuando mi corazón quedó más libre de aquella historía, de repente empecé a ver con otros ojos a un amigo de los grupos de crecimiento espiritual y personal.

Él era mucho más joven que yo y me asombró que me despertara esos sentimientos, porque anteriormente siempre me había fijado en hombres más maduros. Lo que me llamó poderosamente la atención en él fue que era un "alma vieja" en cuerpo joven que emanaba profundidad, sensibilidad y sabiduría innata y acabe enamorándome profundamente de su alma bella, que además habitaba en un bello físico.

Puedo afirmar con certeza que, después de perder a mi gran amor, no había vuelto a sentir nada parecido hasta que encontré una parte de aquellos sentimientos en dos personas distintas. En ese caso, el amor tormentoso me ofrecía la pasión y la intensidad y el amor delicado y más bien platónico, me brindaba la ternura, conexión y compenetración que antes había sentido con mi gran amor.

No me avergüenza en absoluto afirmar que seguía con esos "dos amores" durante más de una década de forma interrumpida, aunque en realidad no tenía ninguna relación "normal", ya que, por diferentes motivos, no era posible con ninguno de los dos.

En aquellos momentos no lo hubiera reconocido jamás, porque esperaba que algún día lograría una relación real, especialmente con el segundo. Sin embargo hoy percibo claramente que mi subconsciente colaboró para que me enamorara de personas en cierto modo imposibles para evitar que una nueva relación me desviara de mi camino.

! Y ese camino era conocerme, conectar con mi ser auténtico y encontrar mi(s) vocación(es) !

Mientras que estaba trabajando con la astrología y el tarot, que son dos exceclentes herramientas para el autoconocimiento y el despertar de la intuición, sentía que me faltaba una pieza importante que era capaz de realizar cambios que pudieran transformar notablemente la vida de las personas.

El día, en que un amigo me invito a la charla de presentación de una formación de PNL, noté enseguida que todo lo que decía el conferenciante resonaba fuertemente en mi interior y sabía que tenía que hacer esa formación.

Reconozco que, en un principio, el motivo principal de estudiar la PNL fue encontrar algo realmente útil para entender y sanar mis propios dramas personales y afrontar y vencer mis "demonios interiores". Efectivamente hubo un antes y un después que me ayudó a conocerme mucho mejor para conquistar un equilibrio interior y exterior.

Solo tardé unos meses para tomar consciencia de que había encontrado una de mis grandes vocaciones. Me encantaba aplicar todo lo aprendido con los demás y encima obtenía un excelente "feedback", tanto de las personas que trabajaban conmigo, como de los formadores.

Al terminar el primer año, me matriculé a las siguientes formaciones y después decidí incorporar el coaching, que en esos tiempos era algo muy innovador. Me formé como coach y elegí incorporar otras metodologías como el EFT o el Psych-K en mis terapías.

Una de las consecuencias directas de la formación fue empezar a distanciarme de las personas que emanaban negatividad y eran vampiros energéticos y, por supuesto, también intenté enderezar mi vida amorosa.

No me parecía conveniente seguir con mis dos historias nada definidas y tomé la decisión de conocer a otras personas, tanto por contactos personales, como a través de portales del Internet.

Lo cierto que es llegue a conocer a bastante gente y con unos pocos también intenté llegar a algo, sin embargo nada de eso cuajo realmente. Incluso probé tener una relación con una persona de pocos estudios y de buen corazón, pero comprobé a los pocos meses que una relación de dos personas sin intereses en común suele estar condenada al fracaso.

Solo en una ocasión alguien consiguió llegarme al corazón y hacerme sentir bastantes cosas bonitas. Incluso podría haber empezado a soñar con la posibilidad de haber encontrado a la persona adecuada, sino hubiera sido por mi siempre presente voz interior que me avisaba de que algo no iba realmente bien.

! Y efectivamente a las pocas semanas me hizo saber por sms que había vuelto con una ex! Sigo sin saber si fue una excusa o la verdad, pero no tiene importancia, ya que era obvio que tampoco era mi hombre.

Lamentablemente, la pena por ese nueva desilusión amorosa, me hizo actuar precipitadamente y lanzarme a los brazos de un buen amigo del que sabia que estaba enamorado de mí hace tiempo. Bastaron pocos dias para confirmarme que solo podia verlo como un amigo.

Afortunadamente conseguimos salvar la amistad, pero sentí mucho haberle despertado falsas esperanzas y me prometí a mi misma  ser más prudente y tratar de no volver a causar disgustos parecidos a otras personas en el futuro.

Todos esos intentos me ayudaron a entender que no se puede forzar nada y aceptar que si algo no está en tu vida, a pesar de todos tus intentos, es porque debe ser así y seguramente es lo mejor para tí en ese momento, aunque el ego se resista a asumirlo.

Cuando las cosas empezaron a irme cada vez mejor en mi nuevo oficio de terapeuta de PNL y coach, opte por dejar la inmobiliaria, porque, una vez más, mi voz interior me avisó de la crisis del ladrillo que se estaba avecinando.

Además tenía un maravilloso elenco de buenas amistades que me permitían compartir diferentes aficiones e intereses. En esos tiempos comprendí que mis amsistades me daban casi todo lo que hubiera buscado en una relación de pareja.

Volviendo al tema de mi madre, que más tarde iba a tener un protagonismo total, lo cierto es durante los primeros ocho años estaba mejor que nunca, sin embargo iba haciéndose mayor y sufrir las consecuencias de décadas de medicación fuerte con grandes efectos secundarios.

El primer aviso fue una parálisis facial que le dio y de la que afortunadamente llegó a recuperarse bastante bien. Nuevamente, en esos meses practicamente no podía trabajar y pasaba muchos días a su lado.

Dos años después empezó a dar los primeros síntomas de Parkinson y al principio, también lograron calmarlo con medicamentos. Sin embargo, al cabo de un tiempo, dejaron de surtir efecto y mi pobre madre caminaba cada vez con más dificultad y ya no podía hacer muchas cosas rutinarias por el temblor de sus manos.

Reconozco que en esa ocasión no quise ver la nueva espada de Damocles que colgaba encima de mi cabeza y de alguna manera opté por ponerme una venda en los ojos para no ver la gran tormenta que se estaba acercando cada vez más de prisa.

Continuará en el próximo y último artículo de esta serie por el momento....

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grandes crisis 5ª La difícil decisión de cuidar a ...
Grandes crisis de vida 3ª parte Un matrimonio prob...
Petra
26 Septiembre 2017
cambios
zona de confort
blog español
!Bienvenido/as de nuevo a mi blog después de una pausa de 2 meses sin nuevas aportaciones!Espero que hayáis podido disfrutar del verano y que ahora estéis preparados para dar la bienvenida al otoño co...
Petra
29 Noviembre 2017
blog español
relaciones
Mi último artículo terminó con mi llegada a la isla en compañía de una amiga, a principios de los años ochenta.Nuestro viaje a la isla en tren y barco fue alg...
Petra
01 Abril 2017
reflexiones
superación de conflictos
blog español
Esta vez quiero tratar algo que es el causante de muchos bloqueos y frustraciones que nos impiden vivir la vida que realmente deseamos y merecemos.¿Cuántas veces te has quedado anclado e...
Petra
02 Febrero 2017
blog español
amor
El amor no solo es la palabra más usada, sino seguramente la sensación más deseada y valorada.Se ha repetido hasta la saciedad que el amor es lo que el mundo más necesita y...
Petra
14 Diciembre 2015
blog español
La PNL es un método revolucionario que fue desarrollado, por el psicólogo Richard Bandler y el informático y lingüista John Grinder, , a finales de los años 70.Los dos...

Contacto

Petra Opterbeck

Experta en 
Coaching integral con PNL
C/ Ferreria 35, 3A 
07002 Palma de Mallorca

Telefono & Email

Tel: +34 629 773 097

mailto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

protección de datos

Blog

Principios PNL

Talleres

Coaching para empresas

logo

Volver